Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política 2012

Biographical sketch of Mr Juan Díez Nicolás
by José Ramón Torregrosa

Juan Díez Nicolás

El profesor Juan Díez Nicolás, con una perseverancia y continuidad de más de cinco décadas, con una coherencia y una ejemplaridad admirable ha demostrado que, el sentido de su vida han sido las ciencias sociales. Ciertamente su biografía nos muestra otras importantes facetas. Pero todas ellas giran en torno a su vocación fundamental y primeriza: la de estudioso del hombre y la sociedad, la de científico social. Y es desde esta autoconcepción de sociólogo desde la que desempeñará otros papeles, académicos, políticos o empresariales. Porque el profesor Díez Nicolás ha sido director general, subsecretario, rector de Universidad, empresario, y todo ello con la brillantez, rigor e integridad que todos ustedes conocen; pero sin dejar de ser nunca un estudioso, un investigador, un analista. Su formación metodológica ha estado siempre presente en el modo de plantear y afrontar los problemas, como su particular "fonendoscopio" para auscultar la realidad social y política española, formulando hipótesis sin cesar para explicarla.

Pero orquestar en la práctica la compleja organización que lleva a cabo la investigación no es tarea fácil. Y menos aún si nos remontamos a los primeros años 60 del siglo anterior cuando el profesor Díez Nicolás, a su vuelta de la Universidad de Michigan, diseña y pone en marcha (junto con los profesores Salustiano del Campo y Luis González Seara) el Instituto de la Opinión Pública, antecedente institucional del actual Centro de Investigaciones Sociológicas. Allí podía observarse ya, además de su preparación científico-técnica, su creatividad organizativa y de equipos de investigación, su capacidad de escucha generosa y apoyo a las personas a quienes dirigía. Recuerdo aquellos tiempos fundantes de la investigación sociológica española como de gran efervescencia intelectual y riqueza interdisciplinaria. El contexto político más amplio podría ser autoritario; pero el clima intelectual del Instituto de la Opinión Pública era de plena libertad. En gran medida eso era posible merced a ese talante abierto, interpersonalmente acogedor, que como buen castizo cosmopolita, ya mostraba el Profesor Díez Nicolás. El pluralismo epistemológico, metodológico e ideológico era una vivencia inmediata en las discusiones del día a día de la investigación.

Esa misma pauta de creatividad institucional se convertirá en un rasgo distintivo de su trayectoria política. Así, cuando es nombrado Director General de Planificación Social, en el Ministerio de Planificación y Desarrollo, diseña dicha dirección general como si fuera una Facultad o Instituto de Ciencias Sociales, pidiéndonos colaboración a personas de muy distinta orientación ideológica, pero vocacionalmente comprometidas con las ciencias sociales.

Y cuando en 1973 funda y pone en marcha el Instituto Nacional de Ciencias de la Educación inicia una serie de investigaciones pioneras en sociología de la educación, en las que participan jóvenes investigadores que llegarán después a máximos especialistas en este campo.

Un modo de actuación similar observa el profesor Díez Nicolás cuando desempeña la Subsecretaría del Ministerio de Medio Ambiente, donde poniendo en juego su formación en Ecología Humana introducirá innovadoras medidas para su protección.

La constante que subyace a esa creatividad institucional es, y la convicción de que la ciencia social y su discurso introducen, un principio de racionalidad en la dirección de los asuntos humanos, incluidos aquellos en que se producen agudos conflictos de poder y de concepciones del mundo. El profesor Díez Nicolás ha vivido la política desde el saber sociológico siendo consciente de que ese saber tiene un origen en los intereses y valores de la sociedad que lo propicia y un destino crítico y constructivo de esa misma sociedad. Y si la idea de una ciencia social "pura" es ya una idea extemporánea, habría que asumir de modo expreso su dimensión práctica. Esta es una cuestión no sólo epistemológica; afecta al sentido mismo de la identidad profesional de los científicos sociales. En este punto, una vez más, la trayectoria del profesor Díez Nicolás nos revela anticipadamente aspectos clave de las relaciones del científico social con su propia sociedad y de su papel en ella.

Un proyecto singular, expresivo de la generosidad del Profesor Díez Nicolás, es haber promovido y asumido la dirección de 60 estudios de alcance nacional, cuyos ficheros de datos, listos para el análisis, pone gratuitamente a disposición de sus colegas para que les sirvan de base empírica de sus investigaciones. Nada menos que 60 encuestas con temas monográficos distintos, desde la identidad nacional hasta el desarrollo moral, la juventud, etc. Una gran cantidad de publicaciones hacen referencia a la utilización de esos datos, lo que revela el impacto que dicho proyecto ha tenido en el desarrollo de la investigación empírico-cuantitativa en España, y también fuera.

Pero esto es una pequeña parte, circunscrita a unos pocos años, de los centenares de estudios que el Profesor Díez Nicolás ha dirigido y realizado a lo largo de su carrera profesional. En realidad, nunca ha dejado de estar al frente de un Instituto de Investigación Sociológica, público o privado. en permanente proceso de auscultación y análisis de la realidad social española. Toda esa masa de información, sistemáticamente programada y estructurada, le ha permitido desarrollar no solo un conocimiento amplio y a la vez preciso de la sociedad española, sino esa profundidad y claridad de visión de lo que hay que hacer que llamamos sabiduría, la "frónesis" (prudencia) aristotélica. Que no es la explicación nomológico-deductivista, sino el fundado y concreto análisis de la realidad concreta.

Conozco la trayectoria intelectual y el compromiso universitario de nuestro profesor desde principios de los años sesenta, y puedo atestiguar que su vocación es la Universidad, hacer país haciendo Universidad.

Estamos ante un sociólogo todo terreno, que transita con seguridad y eficacia por distintos subcampos de la Sociología, desde la demografía y la ecología humana, pasando por la sociología política, la sociología cultural o la psicología social.

Su extensa y dilatada obra escrita, en publicaciones nacionales e internacionales, nos muestra esa variedad de temas, casi siempre enfocados desde la base empírica de sus investigaciones. En los últimos lustros la cuestión a la que se ha dedicado con mayor intensidad ha sido el estudio de los valores, desempeñando un papel central, junto al Profesor Ronald Inglehardt, en una de las líneas de investigación comparada de mayor prestigio e impacto internacionales,”El estudio mundial de valores”.

Con su trayectoria de trabajo perseverante, innovador, abierto a cooperar y compartir, el Profesor Díez Nicolás ha ido poniendo cimientos necesarios para el desarrollo de la sociología española y situarla así al nivel de su tiempo.

arrow_back